martes, 3 de junio de 2014

Carta abierta de un ciudadano en apoyo a LA PAZ DE COLOMBIA

Bogotá, junio de 2014


POR LA PAZ DE COLOMBIA

Como modesto ciudadano, aprovecho la oportunidad que tan generosamente me dan los medios, para hacer un encarecido llamado a los colombianos a votar por la paz. Un llamado a las clases obreras, a las mujeres, a los maltratados campesinos, a las juventudes, etc., para que salvemos el Proceso de Paz que con tantas dificultades cursa en La Habana. A quienes amen al país y crean que merece salvarlo del desastre, para que ignoremos las mentiras de los abanderados de la guerra y apoyemos a los constructores de paz y así evitarle al país un nuevo baño de sangre, el que puede empezar cuando Calígula y Pisistrato decidan cerrar el Proceso de Paz en la Habana a partir del siete de agosto.

Un proceso que tiene dificultades porque los enemigos de la paz lo quieren desaparecer como desaparecieron a la Unión Patriótica, al gran caudillo Jorge Eliécer Gaitán y a todos los candidatos que desde aquella época han querido disputarles el Poder en las urnas.
Son 68 años sufriendo el horror de la guerra, viendo al país bañado en sangre y sembrado de cadáveres y derretirse en el pavoroso fuego de los odios y la sed de venganza, viendo como tantos compatriotas se regocijan y festejan la muerte de sus hermanos en inusual desprecio por la vida

A los obreros porque son la clase más explotada en todas las formas, a las mujeres por ser unas víctimas resignadas de la guerra, las que hacen el milagro de la vida y que hoy están trayendo hijos al mundo, no para Dios y la patria, sino para saciar los apetitos de tantos depravados especialmente los depravados de la guerra. No es justo que la mujer quien sufre el drama de ser madre solo pueda ser dueña de sus hijos mientras los cría, porque no cumplidos los 12 años se los quita la guerra para utilizarlos como carne de cañón y hacerlos victimas de su criminal acción.

A los campesinos, porque son quienes producen los alimentos para el resto de la población y sin embargo, son víctimas de todas las formas de violencia. Los asesinan en masa, los desplazan, los despojan de todo, la guerra les roba a sus hijos a los que lanza en los ríos, a las fieras y por centenares en las fosas comunes como a una peligrosa plaga.

Tres poblaciones a las que pido de corazón votar acuciosa y masivamente esta vez por el proceso de paz. Si no estamos de acuerdo con nuestro candidato presidente, como yo tampoco lo estoy, no importa, no votamos por él, es por un cambio histórico por el histórico paso de la guerra a la paz, votamos por el inicio de una nueva era, la era de la reconciliación, de la reconstrucción del país, de la sociedad y la construcción del futuro que merece y necesita Colombia, es por la tarea que los últimos 17 Presidentes no quisieron o no pudieron hacer, devolvernos la paz.

Pero también es una obligación y debe ser una política de Estado, en especial, mejorar la remuneración de los obreros, garantizarle seguridad a la mujer y darle posibilidades de ascender al Poder. Cambiar integralmente las condiciones de vida de los campesinos y liberarlos del Servicio Militar Obligatorio, a las juventudes, darles todos los medios y oportunidades para que no se dejen tentar por las armas asesinas, sino por el amor al prójimo, por los azadones y el amor al campo, por la ciencia, por las aulas y los libros en aras de la paz.

Motivos que esta vez nos urgen a acudir a las urnas, así estemos hastiados con la abominable politiquería y todo lo demás, por encima de todo está nuestro país y nuestros hijos, está la paz de todos, preciados dones que nos da El Señor y el voto inteligente nos debe dar los anhelados cambios en las inicuas formas de gobernar.

Pero antes de seguir, para que tengan el mínimo motivo para creer y aceptar mis peticiones, debo decir que no soy político, de los que en campaña abrazan y besan a los niños, de los que van a la provincia a comprar conciencias con tejas y bultos de cemento o un plato de lechona, aprovechándose de la ignorancia y las necesidades de la gente, la que cae redondita sin entender que ese es el precio que nos ponen y le ponen al país y, sin entender el inmenso daño que le hacemos.

No soy de los que ordeñan vaquitas en sus hatos para hacernos creer que están con el campesinado, de los que en campaña acuden a la guerra sucia vituperando y denigrando a sus contendores, cuestionando por lo que hacen y dejan de hacer, porque carecen de propuestas, y tal vez de ideas, argumentos, amor y respeto por el país, del cual se nutren y engordan sus arcas en forma fraudulenta, eso es lo que debemos tener en cuenta antes de votar para derrotarlos en las urnas
Soy un modesto campesino, miembro de una familia que fue desplazada 6 veces, perdió 6 finquitas y todo cuanto había, una familia que tuvo que dormir durante años en el físico monte huyendo de la muerte, en los municipios de La Peña, Utica y Caparrapí, donde nos asesinaron vecinos, amigos y varios familiares y nuestros padres murieron de limosna, sin que los políticos nos escucharan en aquellos momentos aciagos de dolor, dolor que consumió las entrañas de muchos millones de colombianos. Poderosas razones por las que hago este llamado a todas las víctimas de la guerra a que dejemos por un momento la desilusión y la apatía, y esta vez no votemos en blanco, a que no nos quedemos en la casa como simples espectadores como si el país no nos importara y el futuro de nuestros hijos tampoco. Démosle una mano a la paz, para no dejar morir ese proceso que viene en muletas pero a paso firme, no permitamos que los enemigos de la paz, el día siete de agosto le den el tiro de gracia, con el cuento falaz de que buscamos una paz con impunidad, a ellos no les interesa la paz con impunidad o sin ella, sino acrecentar y defender sus enormes intereses particulares. La paz de nuestro país, la de nuestros hijos, la de muchos millones de inocentes esta primero que la sangre inocente derramada, está primero que ver a unos delincuentes pudriéndose en la cárcel. Esa es la ley de los más fuertes, quienes la única paz que nos pueden ofrecer es la de los cementerios y las fosas comunes, ningún enemigo entregará las armas para ser asesinado o morir en la cárcel.

Y el verdadero beneficio está en que se pueda poner fin a 65 años de guerra y 47 millones de colombianos puedan pedirse perdón y darse el abrazo de la paz, antes que azuzados por los guerreristas se sigan asesinando violentamente y, puedan reconstruir al país, labrar la tierra, vivir y morir en paz. Por eso no podemos votar por guerreristas, por los que prometen la paz y radicalizan la guerra y el Doctor Santos sabe lo que se propone y vamos a apoyarlo, el pueblo no puede quedar a la deriva, expuesto a la guerra y a otro doloroso baño de sangre. Vamos a votar por el futuro de nuestro país y espero que los candidatos que esta vez fueron premiados por los electores, sepan entender este llamado a las sacrificadas masas, a que vuelvan sus ojos hacia el país y sus generaciones. Que los medios que fueron tan humanitarios y generosos en la liberación de los secuestrados, nos acompañen en la tarea de liberar a la patria, de las feroces cadenas de la guerra.
.
El pueblo hoy tiene que arrancarle de las entrañas a la tierra un poquito de la sepultada democracia para que nadie tenga que reincidir en violencia y exigir que nos devuelvan el sagrado derecho a tener líderes, unos líderes que nos garanticen llegar tranquilos a las urnas y al Poder con candidatos diferentes, porque a todos los han asesinado por decenas a lo largo del conflicto.

Que quede bien claro que los guerreristas no nos pueden devolver la paz porque no conocen el amor sino los odios y la guerra, no saben de reconciliación sino de muerte y venganzas, no saben de libros y servicios sino de armas asesinas y confunden tolerancia con beligerancia.

Por eso al candidato de la guerra le quedó muy bien asignada la “Z” del Zorro, pues actúa como los zorros, los que juegan con las gallinas para poderles dar el zarpazo y se ha enfrentado a un candidato contendor aún siendo en alguna forma de la misma corriente y se han trenzado en feroz disputa a ultranza, insultos, agravios, guerra sucia, antes que pactar unidos el manejo y la salvación de la patria en aras del bienestar del pueblo. Es así como se disfrazan de mansas ovejas para poder entrar a violentar al rebaño, utilizando frases rebuscadas, y chistecitos flojos, para impresionar y engañar al pueblo con promesas y mentiras que nunca quieren ni pueden cumplir, porque nada serio tienen en el fondo

Pero con todo, no los odio, como nunca odiamos en la dolorosa época de terror y muerte, a nuestros enemigos y verdugos, solo deseo que sean equitativos, que sean justos en el momento de repartir las riquezas del Estado y los veo sin odios ni resentimientos y pido Al Señor que los perdone. No será fácil olvidar pero invito a todo el mundo a perdonar y reconciliar, de la mano de Jesús, haciendo expeditos los senderos de la paz.
.
También es preciso reflexionar, sobre estas tragedias que son las consecuencias de no saber elegir y carecer de mínima cultura electoral, hay una necesidad imperiosa de aprender a elegir. Por no saber elegir el pueblo perdió el servicio de salud, gracias a la sapiencia infinita de quien gobernó durante ocho años con el fusil en la mano y bombardeando al país las 24 horas del día. Se lo quitó al Estado para ponerlo en manos de buitres voraces que no solo roban el presupuesto sino que también exprimen nuestro bolsillo y luego nos hacen el paseo de la muerte, dejando tendidos en los andenes a centenares de víctimas sin que alguien pueda reclamar justicia.
Convirtió La Salud en el más vil y lucrativo negocio, del que se lucran otros buitres, que al parecer impiden que ese servicio vuelva a las manos del Estado
La salud como la paz, son dones de Dios para protegerlas a toda costa y el voto del 15 de junio es el primer paso, votemos todos por la opción de paz, que hoy nos brinda el Señor Presidente Santos. El país no resiste otros 8 años de terror, ni otros 65 de guerra, los colombianos no podemos permitir que los enemigos de la paz eternicen la guerra, no podemos permitir que nos sigan robando los más sagrados derechos adquiridos, como las horas extras y las mesadas pensionales.
Pero también es preciso Señor Presidente que si de verdad deseamos la paz, debemos ser coherentes. Es urgente decretar el cese bilateral de hostilidades y desarmar los ánimos, que todos marchemos en la misma dirección, no es creíble un Proceso de Paz donde el Sr, Presidente va por un lado pregonando la paz, mientras otros atizan la guerra, con lenguaje y señalamientos polarizantes que ningún favor le hacen al Gobierno, al país ni a la paz.

Hay que revivir la confianza y acelerar las negociaciones, revivir la credibilidad, hacer más fácil los objetivos y así contar con el verdadero apoyo de la gente.

Usted Señor Presidente no puede permitir que unas minorías de la recalcitrante extrema derecha llenas de odios feroces puedan abortar el Proceso y robarle al pueblo la única esperanza de volver a vivir en paz.

Para terminar, pido con humildad al mundo entero, que nos apoye, que no nos deje solos en este trance en que la campaña es de vida o muerte, porque si hoy no luchamos por la consolidación de la paz, tal vez sea sepultada para siempre y la guerra siga destruyendo indefinidamente al país en doloroso baño de sangre.
No son los políticos los que están de por medio, es un país destruido y una sociedad diezmada, es el futuro de nuestras generaciones, por lo que nos urge votar y luchar por la paz y darle histórico y glorioso inicio el día 15 de junio.

Gracias al Señor Presidente Santos, a los queridos campesinos de Colombia, gracias a los medios por su generosa acogida, gracias al sufrido pueblo que me escucha y que el día 15 todos pongamos a germinar una semillita de la paz y que podamos decir con gran esperanza y orgullo, que la paz sea siempre con nosotros.

JOSE URIEL PEREZ B.


martes, 4 de marzo de 2014

CARTA ABIERTA DEL “PROFESOR MONCAYO” - “CAMINANTE POR LA PAZ” DIRIGIDA A LA MESA DE DIÁLOGOS DE PAZ, HABANA , CUBA


CARTA ABIERTA DEL “PROFESOR MONCAYO” - “CAMINANTE POR LA PAZ” DIRIGIDA A LOS NEGOCIADORES EN LA HABANA CUBA SECRETARIADO DE LAS FARC- E. P. Y DELEGADOS DEL GOBIERNO COLOMBIANO

Cali, Marzo 4 de 2014

 Ante Colombia y el Mundo, declaro que he marchado como constructor de paz reconciliación y justicia social, desde una cultura incluyente, para reconfirmar nuestra vocación de pueblo civilista y emancipado, es por eso que desde la No Violencia apelamos a la Organización y la Participación Ciudadana, como respuesta activa a La Violencia Histórica, estructural, social, económica y política que han sufrido nuestras regiones y sus gentes, dado el abandono y la marginalidad histórica a la que han sometido y que acusa una deuda estatal creciente en inversión y desarrollo social. Todos y todas las personas presentes, personalidades, invitados especiales, gobernantes reconocidos humanablemente en el Nosotros, los otros y el otro, en su originalidad, pertenencia, particularidad y diferencia, declaramos que estamos en contra la violencia que lucra y enriquece a una ínfima minoría guerrerista y socializa para las mayoría populares, la muerte, el odio, es destierro masivo, el hombre ausente de un presente digno y de un futuro alentador en el fragor de la guerra fratricida.

La paz como un Derecho de derechos, como el camino a seguir antes, hoy y después de la guerra, es y será una construcción colectiva de vida, desarrollo, dignidad, justicia social, reconciliación y buen vivir. Derecho que otorga crecimiento personal y exige virtudes sociales, solidaridad, inclusión, equidad, tolerancia, auto concepto, en tanto será una terea popular de alta vida, comprensiva, dialogante, colaborativa a la que estamos auto convocados y comprometidos, en especial los que soñamos materializar en el bien común una patria para todos. Llamando la atención a los negociadores en la Habana - Cuba, Gobierno del señor Santos y la guerrilla de las FARC E. P, para que en honor, amor a la patria y los mas caros intereses e ideales del pueblo colombiano, de mantener la MESA DE DIÁLOGOS, hasta la consolidación y celebración del Acuerdo de Paz, a través la Firma entre las partes que pongan fin al conflicto armado en Colombia. Una Patria sin paz, no es una patria. En estado en guerra es un campo de batalla. Toda guerra que destruye al otro niega la paz. El Maestro enseña con el ejemplo.

 La paz se construye socialmente, con avances materiales y trascendencias culturales, en medio de tensas contradicciones, entre opuestos. El mensaje allá en la Habana, a Colombia y al mundo, decirles que la Paz tiene defensores de primera línea, fieles representantes de un pensamiento, comprometido en filosofía de alta vida y de gestos de paz para con los pueblos de un país multiétnico y pluricultural. La vida es bella para llenarla, mantenerla de sentimientos nobles anidados en nuestros corazones. Seguiré marchando por la paz de los colombianos, porque para mí es una razón más para sentir y vivir en carne propia el dolor nuestros hermanos, de nuestros coterráneos, de aquellos que dicen Patria, haciendo lo necesario para construir la paz, poniéndole fin al conflicto armado, como un principio para construir el país post conflicto que anhelamos, como ese sueño de alta vida, donde los niños puedan nacer crecer y realizarse plenamente, donde los ancianos puedan descansar al abrigo de su familia y de sus sueños cumplidos, donde las madres no le lloren a la muerte violenta que se lleva a sus hijos de uno en uno, donde los hombre no dejen huérfanos a sus hijos ni viudas a sus mujeres, donde los jóvenes tengan un trabajo que los dignifique, y todos el delicioso manjar el pan de cada día, donde todos seamos hermanos solidarios y no verdugos de nadie, en una sociedad de iguales. Soy un hombre del pueblo que le pertenezco al mundo y me he liberado construyendo otros mundos posibles. Se necesitan muchos pies para hacer un camino, muchas manos para construir disoñamientos para una nueva reingeniería vital, hechos para una construcción social sin precedentes, encontrarnos con otros, con la imaginación creativa, original y originante, en la responsabilidad integral de los procesos limpios.

Mi mensaje señores negociadores, en la mesa de diálogos, lleva implícito los gritos invisibilizados de los inocentes, de ese mundo de las necesidades insatisfechas, de la ausencia de presente y de futuro, de todos héroes sobrevientes de la tragedia de la miseria. Queremos hechos de paz, una paz dinámica, la paz del empleo, la paz de la vivienda digna, la paz de la gratuidad del estudio, la paz de la salud, la paz del derecho a las tierras, la paz de la soberanía y del progreso de mi pueblo digno. El dialogo es fundamental, la salida política es prioritaria, les invito a los colombianos, a los países garantes y acompañantes, rodear el proceso, a contribuir con ideas, con aportes significativos, unificar los criterios, proyectarnos a un futuro de esplendor, reencontrarnos en el ocaso de la tristeza y en la plena primavera de la felicidad.

 LA PAZ ES MÁS RENTABLE QUE LA GUERRA!
 LA PAZ CON SENTIMIENTOS POR NUESTRA QUERIDA COLOMBIA!

 GUSTAVO G. MONCAYO RINCON
 “El caminante por la paz”
 c. c. #5´332.835
 Email: tavolind@yahoo.es
www.caminantesporlapaz.blogspot.com
http://ingrid41.free.fr/Gustavo_Moncayo.htm


viernes, 31 de enero de 2014

Profesor Gustavo Moncayo al Senado de la República, vote bien marque No. 32 Partido Liberal





Amigas y amigos – Soy el Profesor MONCAYO
            Candidato al SENADO DE LA REPUBLICA con el No.32           
por el partido Liberal   2014 - 2018

¡Creemos en la Democracia y el derecho de los pueblos,
a buscar su destino, por las vías de la razón!
¡La paz es más rentable que la guerra!

MIS COMPROMISOS DESDE EL SENADO SERAN:
     I.        Devolverle la dignidad y los derechos que han perdido las víctimas del conflicto.  En salud, educación, vivienda y trabajo.  Teniendo en cuenta sus necesidades reales.
   II.        Trabajar por reformas educativas que conduzcan a la calidad y gratuidad de la educación. 
 III.         Impulsar proyectos que conlleven a mejorar las condiciones de vida de los trabajadores informales como:  vendedores ambulantes, bici taxistas, mimos, músicos, teatreros, así como la población vulnerable:  desempleados profesionales, personas de la tercera edad, madres cabeza de familia.  
Con proyectos que sean sostenibles y verificables, que lleguen por medio de una veeduría ciudadana.
 IV.        Recuperar los derechos que han perdido los militares y policías en cuanto a vivienda, educación equitativa, salud y nivelación salarial…

¡Nosotros caminamos por la Paz! y ¿tú?
¡Nosotros podemos, tú decides!
Profesor MONCAYO
No.32 al Senado - Partido Liberal
¡Somos defensores y constructores de caminos por la paz,
por una paz de progreso y de mejores oportunidades!
“Un pueblo ignorante es Instrumento de su propia destrucción”

“Un pueblo que no sabe elegir, no tiene poder de decisión”
Twitter : @profemoncayo32

martes, 21 de enero de 2014

Invitación del Caminante por la Paz Gustavo Moncayo para cambiar la historia de Colombia este 9 de marzo

Amigas y amigos, reciban un fraternal saludo del Caminante Por la paz, Hoy quiero participarles, e invitarles muy afectuosamente, que continúo mi labor incasable por defender y apoyar la Paz del Pueblo  colombiano. 

Dediqué todo mi tiempo por la Libertad de las personas que estaban privados de la libertad, tomados como rehenes, prisioneros de guerra, presos políticos, secuestrados, entre ellos militares, policías, personalidades de la política y personas de pueblo. 

He postulado mi nombre como candidato al Senado de la República en los próximos comicios electorales a celebrarse el día 9 de marzo, del presente año.

Hay una gama muy colorida de candidatos entre aspirantes nuevos y reelecionistas que muy seguramente formaremos parte del nuevo Congreso Nacional, período 2014 - 2018.

Nosotros podemos, Tú eliges, tú voto, es muy importante, la verdadera Democracia está en elegir, saber elegir y ser elegido.

Nosotros podemos cambiar la Historia de Colombia.
¡Nosotros podemos! y ¿Tú?, acompáñame.
Nosotros Podemos...


viernes, 1 de noviembre de 2013

ESTUVE EN LA CONFERENCIA SOBRE "EL PROCESO DE PAZ Y JUSTICIA PENAL INTERNACIONAL"


EL EVENTO, ORGANIZADO POR EL EX -PRESIDENTE ERNESTO SAMPER PIZANO, PRIMER ALMUERZO CONFERENCIA SOBRE "EL PROCESO DE PAZ Y JUSTICIA PENAL INTERNACIONAL" INVITADOS EL SEÑOR JUEZ MAGISTRADO ESPAÑOL: DON BALTASAR GARZÓN Y EL SEÑOR FISCAL GENERAL DE LA NACION DR. EDUARDO MONTEALEGRE. En la temática, los dos invitados hicieron referencia a temas como: Justicia Transicional, la decisión política para resolver un conflicto armado, el Estatuto de Roma, el estatuto de la corte penal internacional, la no aplicabilidad de estos modelos en Colombia, Verdad, justicia y reparación. protección a las víctimas, restitución, redistribución,... hace falta pedagogía... como víctima de la violencia, apoyar el proceso de paz, la firma de un tratado de paz. Se debe terminar la guerra, ponerle fin al conflicto armado.



Continua la CARAVANA BLANCA por la Paz de olombia .

Las utopías, sueños hechos realidades, solo hay que dar el primer paso luego todo fluye CARAVANA BLANCA, como Caminante por la Paz, los invito a sumarse a esta nueva iniciativa en la búsqueda de la paz que tanto necesitamos los colombianos, a impulsar las salidas políticas a través del diálogo, generar un nuevo pensamiento, con creatividad, apoyando los procesos. La Caravana Blanca, es una nueva forma de llevar la Catedra a la calle, es una forma del quehacer pedagógico, de compartir, ideas, proyectos, una invitación, es un llamado, es una convocatoria.
Por cada localidad, en las plazas públicas, estaré lavando una bandera de Colombia, y poder reunir el mayor número de banderas y formar la bandera más grande, llena de sueños de ilusiones, llena de Amor por Colombia.
El pasado 25 de octubre estuve acompañado del Colectivo de jovenes Suba Popular, además de personas que se sumaron a romper con el paradigma de la quietud, del conformismo.
 En apoyo a la gran labor del alcalde Gustavo Petro y por la arbitrariedad cometida a la Dra Piedad Córdoba.

sábado, 3 de agosto de 2013

PROCLAMA POR LA PAZ, LA VIDA, LA LIBERTAD Y DIGNIDAD DE LOS COLOMBIANOS


paz1
PROCLAMA POR LA PAZ, LA VIDA, LA LIBERTAD
Y DIGNIDAD DE LOS COLOMBIANOS
Ipiales, Santuario Virgen de las Lajas, agosto 4 de 2013
En este acto solemne, los nariñenses declaramos ante Colombia y el mundo, que hemos marchado como constructores de Paz, reconciliación y justicia social, desde una cultura incluyente, para reconfirmar nuestra vocación de pueblo civilista y emancipador, es por eso que desde la no violencia, apelamos a la organización y la participación ciudadana, como respuesta activa a la violencia histórica, estructural, social, económica y política, que ha sufrido nuestra región y sus gentes dado el abandono y la marginalidad histórica a la que se nos han sometido y que acusa una deuda estatal creciente en inversión y desarrollo social.
Todas y todos los presentes, Madres y Padres de familia, niñas, niños, hermanos, vecinos, lideresas, líderes, personalidades, invitados especiales y gobernantes, reconocidos humanablemente en el nosotros, los otros y el otro, en su originalidad, pertenencia, particularidad y diferencia, declaramos que estamos contra la violencia que lucra y enriquece a una ínfima minoría guerrerista y socializa para las mayorías populares, la muerte, el odio, el destierro masivo, el hambre, la ausencia de un presente digno y un futuro alentador en el fragor de la guerra fratricida.
La Paz como un derecho de derechos, como el camino a seguir antes y después de la guerra, es y será una construcción colectiva de vida, desarrollo, dignidad, justicia social, reconciliación y buenvivir, derecho que otorga crecimiento personal y exige virtudes sociales, de solidaridad, inclusión, equidad, tolerancia, autoconcepto, en tanto será una tarea popular de alta vida, comprensiva, dialogante, colaborativa, a la que estamos éticamente autocombocados y comprometidos, en especial los que soñamos materializar en el bien común, una patria para todos.
Desde Nariño llamamos la atención a los negociadores en la Habana-Cuba, gobierno de Santos y la guerrilla de la FARC-EP, para que en honor, amor a la patria y los más caros intereses e ideales del pueblo Colombiano, de mantener la Mesa de Diálogo, hasta la consolidación y celebración del Acuerdo de Paz, a través de la Firma entre las partes, que ponga fin al Conflicto en Colombia.
En Nombre de la Mesa Departamental de Paz
Gustavo Moncayo Rincón
“Caminante por la Paz, la Vida, la Libertad
y Dignidad de los Colombianos”